Rebatiendo a Morningstar: invertimos poco a poco

Esta semana salía publicado en Morningstar el siguiente artículo:

¿Invertir todo de golpe o poco a poco? Contrariamente a lo que muchos piensan, es mejor invertir todo el dinero de golpe que poco a poco.

En él, se afirma que es mejor invertir todo de golpe que hacerlo poco a poco. Desde este blog vamos a argumentar la postura contraria.

¿por qué creemos que entrar poco a poco ayuda en la inversión a largo plazo?

En el artículo se está obviando uno de los puntos más importantes: nuestro comportamiento como inversores.

Si ya partimos de una visión «no humana», estamos considerando que somos máquinas que vamos a coger todo nuestro ahorro y meterlo de una única vez al mercado para luego no mirarlo nunca más, estamos obviando uno de los mayores riesgos que tiene un inversor principiante: su mente.

Sí analizamos qué factores influyen en que un inversor no bata a su índice de referencia quizá os sorprenda el siguiente gráfico conceptual:

¿Qué quiere decir? que por encima de impuestos, selección de activos o las comisiones que nos cobre el broker, el mayor coste para el inversor lo produce su propio comportamiento.

Si al poco de haber entrado, el mercado empieza a caer, va a ser muy complicado que un inversor principiante (y no tan principiante) se abstraiga de las noticias y no sienta una presión extraordinaria al tener todo su ahorro invertido en bolsa. En esa situación es muy fácil cometer errores que vayan totalmente en contra de la estrategia de entrar con todo.

El principal motivo de entrar poco a poco es tener un colchón (monetario y mental). Es imprescindible que la inversión se adapte a nuestro perfil, es algo personal y que nadie nace sabiendo, por lo que es necesario conocerse a uno mismo. Hay que considerarlo como un seguro, y la pérdida de rentabilidad es la «prima» que pagamos por tener ese seguro. De hecho, el artículo toma como medida del riesgo asumido la volatilidad del retorno obtenido de la inversión, por lo que está obviando cómo se ha recorrido el camino hasta la meta, qué sustos ha sufrido el inversor para acabar obteniendo esa rentabilidad final, lo cual no parece muy acertado.

Además, en el modelo matemático del artículo se considera que se hacen inversiones iguales a lo largo de todos los periodos, no se sobrepondera en momentos de caídas, algo que es una parte principal de la estrategia de entrar poco a poco: vamos a aumentar nuestras aportaciones cuando el mercado es más negativo.

Evidentemente estos supuestos cambian cuando llevamos tiempo en bolsa, somos un inversor entrenado y nuestra cartera ya tiene un peso relevante. En este caso, donde invertir una gran cantidad de dinero de una sola tacada no supone distorsiones importantes sobre la cantidad total invertida, quizá si podamos aplicar (sin restricciones) la máxima de «cuanto antes empieces, mejor».

Hasta pronto!

Una respuesta a “Rebatiendo a Morningstar: invertimos poco a poco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *