unión mente y emociones

Lo único que te hará ser mejor inversor de forma inmediata y en cualquier circunstancia

Todos queremos ser mejores inversores, tomar las mejores decisiones y conseguir la máxima rentabilidad. Existen multitud de filosofías de inversión (value, growth, técnicos, fundamentales, cuantitativos, etc.) pero hay sólo 4 factores para obtener esa rentabilidad extra: mejor información, un mejor análisis de la información disponible, un mejor market timing, y por último, un mejor comportamiento como inversor.

Por desgracia, casi todos esos factores han ido desapareciendo hasta estar prácticamente neutralizados a día de hoy…

¿Por qué ya no funcionan?

Puede que en el siglo pasado (y quizá en algún mercado en desarrollo durante este) han existido momentos donde se ha podido sacar partido a tener mejor información. Era esa época en la que si querías datos, tenías que ir personalmente a las oficinas centrales de las empresas. Era un mundo Pre-PC y Pre-Internet, donde conseguir datos y filtrar lo bueno de la basura era un trabajo a jornada completa.

Hoy en día, prácticamente todos tenemos acceso a los mismos datos. Basta con hacer un par de clicks y en minutos ya tienes las últimas cuentas anuales, las últimas presentaciones de resultados trimestrales y prácticamente toda la información pública sobre una compañía. Además, la información “no pública” ha pasado a ser conocida como “información privilegiada” y en caso de disponerla, su uso no deja de ser un delito.

¿Cuánta gente hay en todo el mundo que dedica todo su tiempo a analizar la información? ¿Cuántos de ellos tienen un elevadísimo nivel de formación especializada? ¿Cuántos de ellos cuentan con herramientas muy muy potentes y fuera del alcance de los inversores particulares? Con la gran cantidad de graduados de la Ivy League trabajando 80 horas a la semana en grandes instituciones de inversión, creo que podemos decir sin mucho miedo que nuestros análisis no son mejores que los suyos.

Por otro lado, en mi opinión, el Market timing nunca ha sido una ventaja. Nunca. Nadie puede predecir el futuro ni acertar de forma sistemática, y creo que 2020 nos dejó muchas muestras de ello. Las bolas de cristal mágicas no existen. 

Entonces, ¿Qué nos queda para ser un mejor inversor?

No deja de ser irónico que, la única herramienta que nos hace a todos ser, instantáneamente, mejores inversores no haya salido del estudio de los precios de las acciones ni del mundo de la inversión, si no de la psicología. Y casi todos los grandes inversores de la historia están de acuerdo, los mercados son emocionales.

Al final, los mercados no somos más que seres humanos comprando y vendiendo acciones todos los días, y como seres humanos, tenemos comportamientos irracionales. Está en nuestra naturaleza.

Como inversores, existe una fuerte ventaja cuando somos capaces de combatir las influencias negativas en nuestras mentes como la codicia / envidia (que nos llevan a copiar las inversiones de otro porque ha tenido éxito reciente) o el miedo (cómo no actuar en un mercado en pánico). Es decir, evitar la inversión emocional y permanecer objetivo y estoico ante la incertidumbre. 

Si eres un inversor racional y sensato, entonces podrás explotar las inversiones emocionales de los inversores inexpertos. Y esto no tiene pinta que sea algo que vaya a cambiar….

Todos los años entra gente nueva a los mercados, algunos aprenden sobre sus emociones y otros, la mayoría, pierden dinero una y otra vez en momentos concretos.  

Si puedes luchar contra estas influencias negativas, no comprarás ni venderás en momentos inoportunos guiado por tus emociones y podrás explotar las prácticas de los inversores emocionalmente inestables.

Esa es la única ventaja que podemos aprovechar para ser mejores inversores… al instante.

Cómo ser un mejor inversor enfocándonos en los principales costes que asumimos como inversores

¿Algunos consejos para conseguirlo?

  1. Conoce los sesgos que pueden afectar a tu mente: ¿Crees que eres un inversor racional? Los sesgos cognitivos.
  2. Céntrate en el largo plazo: Si tu horizonte temporal es de más de 5 o 10 años, ¿por qué preocuparse por una caída puntual en los mercados? Aprende a diferenciar el ruido de la información importante.
  3. No revises las cotizaciones de las acciones continuamente. Está demostrado científicamente que, cuanto más revisamos los precios de las acciones, más susceptibles somos de caer presas del miedo a perder dinero (Myopic loss aversion – Shlomo Benartzi y Richard Thaler). Cuando sube alguna de nuestras acciones nos sentimos eufóricos y creemos que somos muy inteligentes. Cuando esas mismas acciones bajan, nos asaltan las dudas… “tal vez sea el momento de vender”. Esta lógica es defectuosa: cuando los precios de las acciones caen, el riesgo es menor para el inversor de largo plazo.
  4. Diversifica: cuando se diversifica adecuadamente, no hay necesidad de preocuparse, ya que esa acción o activo no es una parte lo suficientemente grande de la cartera como para que sea un gran problema. Esa es la base del asset allocation y que desarrollamos en este artículo y es una manera excelente de defenderse de las influencias negativas. 
  5. Invierte en ETF y fondos indexados: reducir los costes es otro factor ganador a largo plazo y estos instrumentos imitan los rendimientos del mercado. Con ello, conseguirás mejores resultados que la mayoría de fondos gestionados de forma activa. (Centrándonos en lo que sí podemos controlar – John Bogle y los bogleheads)
Diferencias entre las acciones individuales y los fondos indexados (Cómo ser un mejor inversor)

¿Quieres ser mejor inversor? No seas la presa, se el cazador. No te dejes llevar por tus emociones.

Hasta pronto!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *