Tipos de órdenes en bolsa y cómo usarlas correctamente

Aunque seguramente sean conceptos que ya tengas totalmente claros, voy a aprovechar estos días de vacaciones en los que los mercados están cerrados para hacer una entrada un poco más teórica y formativa, con la que repasemos los tipos de órdenes que se pueden dar para operar en bolsa. Conocer bien las opciones disponibles y usarlas correctamente nos puede ahorrar mucho dinero.

Como punto de partida, siempre podemos hacer dos cosas:

  1. Comprar (o “buy” en inglés): también se conoce como “abrir largos” o estar largo en una posición (una vez que ya tenemos las acciones en cartera).
  2. Vender (o “sell” en inglés): es vender una posición. Una cosa de la venta que a veces es poco intuitiva es que, con algunos productos, podemos vender algo que no tenemos, de forma que ganaremos dinero si el activo cae de precio y lo podemos recomprar más barato. Por contra, perderemos si sube de precio, ya que tendremos que pagar para devolverlo más de lo que recibimos inicialmente. Este tipo de operativa, en la que ganamos dinero cuando cae el precio del activo, se denomina “estar corto” o “Short” o “venta en corto”.

Como podemos estar “cortos” o “largos” en una posición, hablaremos de “cerrar” la posición o “deshacer la posición” cuando queramos hacer la operación contraria.

Además de dar una orden de compra o de venta, hay una serie de características que se le pueden dar a esa orden para que funcione de una forma concreta, por ejemplo, imaginad que tenemos el siguiente gráfico que hemos comentado en twitter recientemente y queremos comprar FIAT (FCA) pero cuando rompa la resistencia:

Para ello, nos gustaría invertir en el Ibex 35 al superar los 10.000 puntos o comprar cuando el valor supere, por ejemplo, los 13,80 USD (en los que ya haya roto la resistencia), ¿cómo lo hacemos? aquí es donde entran los distintos tipos de órdenes.

Tipos de órdenes

Realmente sólo existen 3 tipos de órdenes en los mercados:

  • orden a mercado
  • orden limitada
  • orden por lo mejor

Además, algunos brokers ofrecen entre sus servicios las órdenes stop o condicionadas, que son órdenes que gestiona el propio broker, de forma que cuando en sus sistemas se activan las condiciones necesarias, lanzan una orden de mercado, limitada o por lo mejor al Mercado.

Adicionalmente, existen lo que se llaman “restricciones”. Estas restricciones son características adicionales que se incluyen en la orden principal.

A continuación vamos a ver todos los tipos:

Órdenes a mercado

¿Qué son?

En una orden de mercado, compramos o vendemos las acciones al precio que marca la bolsa en ese momento, tiene prioridad frente al resto de órdenes y es prácticamente instantánea.

¿Cuándo se usan?

Son las que se utilizan para comprar o vender un activo a la mayor velocidad posible. Es decir, cuando nos interesa cerrar rápido para no incrementar las pérdidas pero no sabemos a qué precio se van a ejecutar, ya que se cruzará al primer precio disponible. Si nuestra orden es más grande que la oferta disponible al primer precio, la orden seguirá ejecutándose con las restantes al siguiente precio disponible.

¿Cómo funcionan?

Visualmente, supongamos que tenemos el siguiente libro de órdenes (el conjunto de órdenes de compra y venta de un activo concreto) en las que la última transacción se ha realizado a 90 EUR, que marca el precio de cotización de la acción:

Metemos una orden de compra “a mercado” de 1000 acciones, ¿qué sucede?

El mejor precio disponible son las 500 acciones a 95€, por lo que las compramos:

Hemos comprado 500 acciones a 95€, pero nos quedan todavía pendientes de comprar otras 500 acciones, así que va al siguiente precio y compra las 100 acciones disponibles a 100€:

Ya tenemos 600 acciones compradas, pero nos quedan pendientes todavía 400, así que compra las 200 disponibles a 105€:

En la ejecución de la orden, estos son los cruces que se han ido haciendo:

En total, hemos comprado 800 acciones que nos han costado 78.500€ (500 a 95€, 100 a 100€ y 200 a 105€) y, como el último cruce ha sido a 105€, la acción cotiza a 105€ pero… ¿qué pasa con las otras 200 acciones que nos faltan? nuestra orden se queda a la espera de que algún vendedor introduzca alguna orden de venta. Nuestro libro de órdenes quedaría así:

En el proceso, hemos comprado muy rápido pero hemos generado una subida del precio desde 90€ a 105€. Cuando metimos la orden, esperábamos que esa compra de 1000 acciones nos costara 90.000€, pero nos hemos gastado 78.500€ y nos quedan 200 acciones más por comprar, con la acción cotizando a 105€. Por eso se dice que este tipo de órdenes “barren” o “arrastran” el precio.

Evidentemente, en acciones muy líquidas y órdenes de volúmenes muy pequeños, este efecto es muy reducido y no supone un gran problema, pero algunos brókers cobran la comisión de compra / venta por cada precio al que se produzca un “cruce” ejecutando la orden. En nuestro ejemplo, algún broker nos cobraría 3 comisiones por operación, a la espera de saber qué pasa con las 200 acciones pendientes.

En general, este tipo de órdenes no hay que usarlas en:

  1. Acciones poco líquidas
  2. Si hay una elevada volatilidad (por el propio mercado o por eventos especiales como OPAs).

La principal ventaja es que se va a ejecutar siempre (si existe mercado), independientemente de la volatilidad o la liquidez, puedes arrastrar mucho el precio pero tu orden se va a ejecutar, y eso, a veces, es necesario.

¿Cómo podemos evitarlo? y ¿cómo podemos asegurarnos que se ejecuten a un precio concreto o más baratas? aquí entran las órdenes limitadas…

Órdenes limitadas

¿Qué son?

En este tipo de órdenes damos un precio concreto para que se realice la operación. De esta manera, si la orden se ejecuta, será a un precio igual o mejor al que hayamos fijado pero la orden se puede quedar sin ejecutar si no hay ofertas al precio que hemos marcado.

¿Cuándo se usan?

Este tipo de orden es el que utilizaríamos cuando tenemos estudiado el valor, tenemos claro el punto de entrada y queremos evitar que nos cobren varias veces las comisiones de operación.

¿Cómo funcionan?

Vamos a ver cómo funcionaria esta orden en el mercado… suponiendo que estamos en el punto de partida inicial con la acción cotizando a 90€:

Metemos una orden de compra de 1.000 acciones limitado a un precio de 100€:

Como nuestro tope son los 100€, primero va a la mejor oferta, que son las 500 acciones a 95€. Compramos esas 500 acciones por 47.500€. Nos quedan pendientes otras 500 acciones, como hay 100 acciones a 100€ (en nuestro límite) también las compramos:

y, el resto, como no hay nada más en venta en 100€ o por debajo, quedan en espera con una orden de compra por las 400 acciones restantes a un precio límite de 100€:

Como resultado de nuestra compra, la acción cotiza a 100€ y hemos pagado 2 comisiones al bróker, a la espera de que se ejecute la compra de las 400 acciones restantes.

Órdenes por lo mejor

¿Qué son?

Este tipo de orden es una mezcla entre una orden a mercado y una limitada, en esta orden no se menciona ningún precio concreto (como en las ordenes a mercado) pero, en cuanto se produce un cruce parcial, ya se fija el precio para el resto de la orden (se convierte en una limitada) por lo que permite obtener el mejor precio de la oferta o la demanda en el momento de introducir la orden.

¿Cuando se usan?

Cuando queremos que la orden se ejecute de forma ágil, pero no a cualquier precio. Además queramos evitar que nos carguen varias veces la comisión por operación.

¿Cómo funcionan?

Si lo vemos sobre nuestro ejemplo del libro de órdenes, partimos de la situación original:

y metemos una orden de compra por lo mejor de 1000 acciones… Automáticamente, el mejor precio disponible son los 95€, por lo que se fija una orden de compra de 1000 acciones a 95€:

Como resultado, nos gastaremos 47.500€ en 500 acciones y quedará una orden a mercado de otras 500 a 95€, con la acción cotizando a 95€:

Órdenes Stop (Stop Loss y Stop Profit)

¿Qué son?

Son órdenes que se introducen al mercado sólo si el precio alcanza un objetivo. Nos sirven para conservar una posición siempre que el precio no alcance unos determinados niveles en los que entendemos que debemos deshacer la posición. Son como una orden a mercado que se activa cuando el precio alcanza un determinado valor. Normalmente, estas órdenes son soportadas por el broker, ya que el mercado no suele tenerlas por defecto y es la plataforma del broker la que se encarga de mandar una orden a mercado si detecta que se ha dado la condición marcada.

¿Cuándo se usan?

Se utilizan para preservar nuestro capital si nuestra inversión va en contra de lo que esperábamos. De forma automática, nuestra posición se cierra si el valor alcanza un punto donde reconocemos que nos hemos equivocado en la estrategia (stop loss) o alcanza nuestro objetivo (stop profit).

¿Cómo funcionan?

Imaginemos que volvemos al gráfico de FIAT. Se nos ha ejecutado una orden de compra a 13,80 USD, pero creemos que si pierde la línea roja nos hemos equivocado (y FIAT no es un valor alcista):

Por ello, lo que hacemos es meter un stop a 10,5 USD. Así, si la acción de FIAT cae a 10,5 USD o por debajo, se introduce una orden de venta a mercado (asegurándonos de que se cierra la posición).

Existen, en función del bróker, un montón de ordenes stop con características especiales, por lo que vamos a intentar comentar algunas de las más importantes (aunque no todas estarán disponibles en tu bróker).

Orden con stop dinámico

Este tipo de stop se ajusta de manera automática al movimiento del mercado. Con esta orden, el stop se va ajustando si el mercado se mueve a nuestro favor. Nosotros fijamos la diferencia que debe mantener con el “máximo” que ha marcado el precio desde que metemos la orden, y va subiendo la línea del stop en base a ese máximo que va fijando el mercado.

Orden condicionada (Buy Stop y Sell Stop)

Es una orden de compra o venta condicionada a que el precio alcance un valor concreto. Es decir, se debe alcanzar un precio concreto para que se lance la orden.

En nuestro ejemplo de FIAT, queremos comprar cuando rompa la resistencia, pero en lugar de entrar a un precio fijo de 13,80 USD, pondremos una orden condicionada para que se lance una orden de compra a mercado si el valor supera esos 13,80 USD.

Las restricciones o condiciones

Además de los distintos tipos de órdenes que permite cada bróker, otro parámetro que debemos fijar “restricciones” o condiciones sobre la orden. Generalmente, estas restricciones se refieren al plazo de validez de la orden. Así, en el caso de que no se ejecute inmediatamente, la orden “caduca” en un determinado plazo. Esto nos permitirá no olvidarnos de una orden en el armario… aunque, generalmente, a final de año se cancelan todas las órdenes pendientes.

A continuación vamos a ver las principales duraciones o restricciones, aunque, como en el caso de los tipos de órdenes, las opciones disponibles dependen del bróker:

  • Day: Es la orden que expira al final de la sesión en curso.
  • GTC (good til canceled): está activa en el mercado hasta que se ejecuta o hasta que la cancelemos manualmente. Por norma general, el broker suele tener alguna regla que las anula si no han sido ejecutadas en un plazo (entre 30 y 90 días).
  • GTD (good til day): mientras no se ejecute, permanece activa hasta una fecha concreta, que podrá ser más o menos lejana en función del bróker.
  • ATO (at the opening): se ejecuta justo al inicio de la sesión. Si no puede ejecutarse, se cancela.
  • ATC (at the close): se ejecuta justo al cierre de la sesión. Si no puede ejecutarse, se cancela.
  • IOC (inmediate or cancel): se ejecuta total o parcialmente en el momento de introducirse la orden, en caso contrario, se cancela.
  • AON (all or non – Todo o nada): no permite una ejecución parcial de la orden. Se tiene que ejecutar por el total de títulos definido o queda pendiente.
  • FOK (fill or kill – ejecutar o anular): como la anterior pero, en este caso, o se ejecuta en el momento por el total o la orden se cancela. Se ejecutan automáticamente para la que exista contrapartida en el momento de la introducción, y la parte no ejecutada se elimina del sistema. Estas condiciones son de ejecución instantánea, por lo que no se pueden introducir en las subastas, sino sólo en mercado abierto.
  • Volumen mínimo: en el momento de entrar al mercado se debe ejecutar una cantidad mínima especificada. Si no se ejecuta esa cantidad, el sistema la rechaza.
  • Volumen oculto: En las ordenes limitadas, de mercado y por lo mejor (tengan o no alguna de las condiciones de ejecución volumen mínimo, todo o nada, ejecutar o anular) puede añadirse esta condición. Se introducen mostrando al sistema sólo una parte del volumen a negociar. Una vez ejecutada esta parte, el resto va saliendo al mercado en paquetes de igual volumen que el primero. Esta posibilidad es especialmente interesante para las órdenes de gran tamaño, porque así no se aprecia el interés en comprar o vender una gran cantidad y se evitan movimientos adversos contra el valor.

Ha sido una entrada un poco más teórica que las últimas, pero espero que os haya resuelto alguna duda y tengamos claro qué orden usar en cada momento. Conocer bien nuestras opciones y tener claro cuándo usar cada una nos puede ahorrar mucho dinero en el futuro.

Hasta pronto!

En ningún caso mis opiniones y comentarios son recomendaciones de inversión. Si buscas recomendaciones de inversión, consulta a tu asesor financiero.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *