El análisis en Bolsa – Análisis Técnico y Fundamental

Infinidad de trabajos de hoy en día se basan en poder hacer una predicción más o menos cierta del futuro. Hombres del tiempo, el dueño de una tienda, la persona que gestiona un almacén como el de Amazon… Son algunos ejemplos de trabajos basados en predecir el futuro.

En un mundo así, un lugar como la bolsa, donde acertar no sólo lo que va a pasar si no cuándo va a pasar, te puede convertir en rico de forma casi instantánea (y puedes acabar pobre si te equivocas con el momento aunque aciertes con el efecto), es normal que la búsqueda de un método para acertar en las inversiones se haya convertido en una obsesión, a pesar de que, aunque intentemos encontrar métodos que nos ayuden a predecir el futuro, la realidad confirme que nadie sabe qué es lo que va a pasar cuando el mercado abra mañana o el martes de la próxima semana.

El mundo del análisis en bolsa gira en torno a 2 filosofías, aunque voy a hablar de 4 grupos de personas:

  1. Un grupo que defiende el llamado Análisis Técnico.
  2. Otro grupo que defiende el Análisis Fundamental.
  3. Los que usan una mezcla de ambas.
  4. Los que les da absolutamente igual cualquier método de análisis porque piensan que es una patraña o simplemente han convertido la inversión en algo metódico, cuantitativo e indexado y no se preocupan por nada – grupo en el que, de verdad, creo que deberíamos estar todos en alguna etapa de nuestras vidas o al menos tener una buena parte de nuestras carteras -.

A continuación vamos a contar un poco por encima en qué consiste cada una:

Análisis Fundamental

Allá por 1930, poco después del crash del 29, dos tíos muy listos llamados Benjamin Graham y David Dodd, sentaron las bases de este sistema de análisis. Dada su trayectoria, no creo que nadie pueda poner en duda que alguna tecla encontraron y supieron aprovecharse de ella, ya que, sobretodo el primero, se ha convertido en uno de los mejores inversores de la historia. ¿Qué es lo que hacían?

En pocas palabras, buscaban encontrar el valor razonable de una acción en base a datos cuantitativos como el balance de la compañía, su cuenta de pérdidas y ganancias, planes de expansión, etc. para así descubrir qué empresas estaban infravaloradas al comparar su valor con el precio de mercado y poder comprar aquellas que tenían un mayor potencial de revalorización.

Los fundamentales usan métodos como comparar empresas similares, el descuento de flujos de caja y WACC o la valoración por ratios (ROE, ROI, Ventas/EBITDA, etc.). Ya sabéis nuestra manía de ponerle nombrecitos a todo.

De esta filosofía ha nacido el “Value Intesting”, que tan de moda ha estado en nuestro país por fondos como Cobas (y Francisco García Paramés) AzValor, TrueValue, etc. Como os podréis imaginar, este método de análisis requiere de buenos conocimientos financieros, conocer a fondo la empresa y su sector y tener acceso a bastante información especializada. Aun con eso, si se miente en la contabilidad ya no hay valoración que valga. Tenemos los ejemplos recientes de KHC o GOWEX, que a más de un value le han pillado de lleno.

Análisis Técnico

El análisis técnico (también llamado análisis gráfico o chartismo) viene a ser algo tan simple que suena hasta ridículo o mágico, ya que no se preocupa de los motivos por los que una acción sube o baja, simplemente se basa en que la bolsa está muy influenciada por la psicología humana y consiste en realizar un análisis totalmente subjetivo del gráfico de una acción buscando “rayas” con nombres raros (soportes, resistencias, tendencias) y figuras con nombres más raros todavía (Hombro-cabeza-hombro, triple techo, gap Tasuki, etc.).

Los 3 principios básicos del Análisis Técnico:

  1. El precio de la acción lo descuenta todo. Todo lo que puede influir en el precio de una acción, está ya reflejado en el mismo – algo bastante ambicioso -.
  2. Los precios se mueven por tendencias.
  3. La historia se repite.

Por poner un ejemplo con el precio de las acciones de Telefónica, según el análisis técnico, el precio estaría considerando todo el análisis fundamental y, además, desde la posibilidad de una OPA por parte de AT&T a la probabilidad de que Apple empiece a vender sus propios paquetes de datos cuando alguien contrate su último modelo de Iphone, con lo que se llevaría a gran parte de la clientela de Telefónica. Además, el precio permanentemente se estaría ajustando a la probabilidad de cada cosa en cada momento.

El concepto más importante del análisis técnico es la “tendencia”. La tendencia viene a ser la dirección en la que va un precio, y como veréis más adelante, la teoría es muy sencilla:

  • Alcista: mínimos y máximos relevantes crecientes.
  • Bajista: máximos y mínimos relevantes decrecientes.
  • Lateral: máximos y mínimos relevantes en precios parecidos o cuando no hay tendencia clara.

Un concepto que me gusta mucho del chartismo es “The trend is your friend” (o la tendencia es tu amiga). Hay que intentar operar a favor de la tendencia principal, ya que es más probable que una tendencia continué a que se dé la vuelta. No se trata de intentar comprar al menor precio posible (lo que se llama cazar los “suelos”) y vender al máximo posible (vender en los “techos”) o adivinar cuándo se va a dar la vuelta al precio, el último euro que se lo lleve otro.

Conclusiones generales

A pesar de todas las pasiones que pueda levantar la bolsa y el análisis, no hay ningún estudio que demuestre que estas técnicas permiten superar las rentabilidades obtenidas por los índices de referencia en el largo plazo (lo que se conoce como “batir al índice”). De hecho, es más bien al contrario, por lo que aceptar la gestión pasiva (y pertenecer al grupo 4 que comentábamos arriba) parece la opción más lógica, asumiendo que no solo no vas a “batir a tu índice de referencia” si no que vas a quedarte un poquito por debajo (por las comisiones). A cambio, te va permitir aprovechar tu tiempo para otras cosas más interesantes y, con una alta probabilidad, vas a obtener más por tu dinero que siguiendo los otros métodos.

Lo que sí es cierto es que, cada tipo de análisis apoya más un sistema de inversión que el otro:

Diferencias y características del buy&Hold (comprar y mantener) y el trading, scalping, swing trading, etc. análisis fundamental y análisis técnico

Como os podéis imaginar, el análisis técnico y el análisis fundamental dan para muchas entradas, por lo que en las próximas actualizaciones del blog hablaremos más del análisis técnico y nos adentraremos en las tendencias, algunos indicadores, los retrocesos de Fibonacci, las ondas de Elliot, etc. con ejemplos prácticos aplicados sobre los aristócratas del dividendo y empezaremos a usar una herramienta gráfica de análisis, Prorealtime, a la que tenéis acceso desde la sección de Herramientas.

Hasta pronto!

En ningún caso mis opiniones y comentarios son recomendaciones de inversión. Si estas buscando recomendaciones de inversiones, consulta a tu asesor financiero.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *