5 lecciones que he aprendido de las dos únicas acciones que he tenido en mi vida

A finales de año compartí algunos artículo que había leído antes de acabar 2020 y, en concreto, había uno que me había parecido de los mejores que había visto hasta la fecha. Como sé que a mucha gente le da pereza leer artículos en inglés y que no ha tenido la difusión que merece, he decidido traer una adaptación del artículo, porque creo que tiene mucho de lo que aprender. Podéis leer el artículo original en ofdollarsanddata.com.

5 lecciones que he aprendido de las dos únicas acciones que he tenido en mi vida

Sí, antes de convertirme en un defensor de fondos indexados y ETFs (¿Cuál es la mejor plataforma para invertir en fondos indexados? Análisis de MyInvestor), probé el mundo del stock picking con resultados menos que estelares. Solo he tenido dos acciones individuales en toda mi vida:

  • Nova Lifestyles ($ NVFY), un fabricante chino de muebles
  • Twilio ($ TWLO), una plataforma de comunicaciones en la nube que las empresas utilizan para enviar mensajes de texto a sus clientes.

Compré Nova en febrero de 2015 a 2,50$ y las vendí tres meses después a 2,92$. Después de eso, la acción perdió un 85% de su valor. Dos años después, compré Twilio a $ 29,42 y también lo vendí en unos meses a $ 29,55. (Hasta aquí todo genial)

Aunque no perdí dinero en ninguna de las acciones, aprendí mucho sobre mí y sobre las inversiones:

Tu mente puede justificar casi todo

Cuando compré Nova Lifestyles por primera vez a principios de 2015, lo hice con una sola cosa: el precio. Este era el gráfico de $ NVFY durante el año anterior en ese momento:

Fuente: ofdollarsanddata.com

Al ver este gráfico, inmediatamente me obsesioné con comprarlo. Había estado leyendo a Buffett en ese momento y esto parecía un obvio “¡Sí!” ¡Las acciones clásicas de valor! ¡La ganga del siglo! (es lo que se llama sesgo de anclaje y que comentamos aquí)

No fue una mera coincidencia. Acababa de leer sobre la inversión de Buffett en el Nebraska Furniture Mart y, de repente, ¡Había encontrando mi propia empresa de muebles!

Nova tuvo un crecimiento de ingresos constante año tras año y tenía 3 veces más activo circulante que pasivo corriente. Parecía una buena compra. ¿A quién le importa que la mayoría de esos “activos” fueran cuentas por cobrar de Nova que se habían disparado hasta suponer el 40% de sus ingresos anuales? A mi no.  (Aquí habría sesgo de confianza, de confirmación, etc.)

Sobre todo porque no sabía nada sobre el negocio de los muebles (ni sabía qué diablos estaba haciendo). Simplemente me convencí a mí mismo de que era una grandísima idea, porque quería creer que esta acción estaba deprimida artificialmente. 

Tu mente puede obligarte a justificar casi cualquier cosa cuando realmente lo desees (¿crees que eres un inversor racional? sesgos cognitivos y finanzas conductuales). Y nadie es inmune a eso. Tengo un título en economía de la Universidad de Stanford, pero aquí estaba comprando acciones fuera de mi “círculo de competencia” (parafraseando a Peter Lynch). El “Pedigree” no puede salvarte de ti mismo. 

Antes de comprar una acción individual, asegúrese de tener una claro realmente por qué lo estás haciendo.

No puede bajar más

Joe Grundfest, (un famoso profesor de derecho), contó una vez la historia de un hombre que comenzó a comprar futuros de huevos porque “los huevos no podían bajar más” (A alguno esta frase quizá le recuerde a la época del ladrillazo). Pero como ese hombre pronto aprendió, los huevos siempre pueden bajar. Sabía esta lección, pero la olvidé temporalmente mientras invertía en la “ganga de mi vida” que era Nova Lifestyles.

Después de comprar las acciones, cayeron por debajo de mi precio de compra en algunas ocasiones durante los siguientes meses antes de que finalmente acabara entrando en pánico.

Las vendí con una ganancia del 16% en mayo de 2015:

Fuente: ofdollarsanddata.com

Las acciones continuarían perdiendo un 85% después de ese momento, en un viaje salvaje hacia los inframundos:

Fuente: ofdollarsanddata.com

Lo que pensé que era una ganga en realidad resultó ser un cuchillo cayendo a cámara lenta. Mi error fue olvidar la eterna lección de Grundfest de años anteriores: los huevos siempre pueden bajar.

En España tenemos muchos inversores que han experimentado casos similares, con los buenos fundamentales de empresas como Duro Felguera (MDF) o DIA

Llegar temprano es lo mismo que equivocarse

Mientras esquivé una bala con Nova en 2015, dos años después compré Twilio.

En 2017, después de descubrir que ellos eran la compañía detrás de todos los mensajes de texto que recibía cada vez que llamaba a un Uber, al instante comprendí por qué la empresa sería importante en el futuro.  

Después de ver a Twilio rebotar durante unos meses mientras el S&P 500 (Qué es y cómo invertir en el S&P 500) navegaba suavemente hacia arriba, vendí con unas ligeras ganancias, suficiente había aguantado:

Fuente: ofdollarsanddata.com

Tuve suerte porque para final de año, Twilio bajaría todavía un 18% mientras que el S&P 500 subió un 19%:

Fuente: ofdollarsanddata.com

Si no hubiera vendido a principios de abril, sé que habría perdido la esperanza para fin de año.  Incluso después de que vendera Twilio, pasaría otro año antes de que las acciones comenzaran a despegar…

Desde que vendí en abril de 2017 hasta hoy, Twilio ha subido más del 1.000%:

Fuente: ofdollarsanddata.com

El ascenso de Twilio reivindicó mis creencias anteriores, demostrando que no estaba equivocado acerca de las acciones, sólo había fallado en el timing. Desafortunadamente, al mercado no le importa si finalmente tuviste razón. Entrar temprano es lo mismo que equivocarse. No importa si sabía que algo iba a ser un éxito si el resto del mercado no está de acuerdo contigo y no eres capaz de aguantar lo que sea necesario.  

Esta es la razón por la que ahora hay personas que se forran con las acciones tecnológicas y por qué nadie se enriquecía con ellas después del 2003. Aquellos que compraron a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000 llegaron demasiado pronto, pero esto, desafortunadamente, hace que estuvieran equivocados (por el coste de oportunidad). 

Es difícil ganar

Lo más importante de perderme Twilio es que siempre me habría perdido Twilio. ¿Por qué? Porque me conozco a mí mismo. Sé que me habría vendido temprano una vez que las ganancias fueran demasiado buenas. 

Por ejemplo, digamos que en realidad compré y mantuve Twilio en abril de 2017, a mediados de 2018 habría acumulado un beneficio latente del 100%:

Fuente: ofdollarsanddata.com

¿Y crees que habría aguantado? De ninguna manera. ¿100% en 18 meses? Hubiera vendido esa cosa en un abrir y cerrar de ojos.

Esta es la razón por la que ganar y dejar que funcione la capitalización compuesta es tan difícil con acciones individuales. Después de ver grandes ganancias, es difícil imaginar ganancias aún mayores en el futuro. Así que lucharás contigo mismo internamente y probablemente venderás temprano. 

Algunas personas pueden superar este sentimiento, pero yo sé que yo no puedo.  

Tus acciones pueden poseerte

La lección más importante que aprendí al tener acciones es que, las acciones que posees, pueden poseerte. Aunque Nova y Twilio nunca representaron más del 5% de mi patrimonio neto, ocuparon el 95% de mi atención inversora. Me encontraba revisando sus tickers a lo largo del día, todos los días, mientras ignoraba lo que estaba haciendo el resto de mi portafolio.

Podría estar perdiendo $ 1,000 en el S&P 500, pero estaba mucho más preocupado por perder $ 200 en Twilio. No tiene sentido.

Más tarde me di cuenta de que esto estaba sucediendo porque mis acciones se convirtieron en parte de mi identidad de inversión. Para liberarme de su atrape mental, tuve que desvincularme de ellas.

No sé por qué, pero elegir acciones individuales siempre parece que son parte de mí, mientras que elegir un fondo indexado o incluso aunque sea un ETF o fondo de “nicho” (es decir, small cap, value, etc.) no se siente de la misma manera.

Decidas lo que decidas cuando se trata de invertir en acciones individuales, asegúrese de ser propietario de sus acciones y de que no sean ellas las que acaben siendo propietarias de tu vida.

Hasta pronto!

En ningún caso mis opiniones y comentarios son recomendaciones de inversión. Si estas buscando recomendaciones de inversiones, consulta a tu asesor financiero.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *