Información efímera vs conocimiento a largo plazo

¿Cuánto de lo que lees hoy te seguirá importando dentro de un año?… ¿20%?… ¿nada?… Me hago mucho esta pregunta y mi respuesta casi siempre es bastante dolorosa. Si soy sincero, la respuesta suele ser casi cero.

El Inversor Inteligente de Ben Graham fue escrito en 1934 y más de 80 años después, todavía vende más de 100.000 copias al año, y esto es así porque el mensaje que vende es atemporal.

Es sorprendente la cantidad de información que consumimos que tiene una vida media medida en días o meses, y lo poco que se parece al libro de Graham, apreciado durante décadas porque enseña algo con una relevancia permanente en el tiempo.

El fondo del MIT publicó hace no muchos meses:

“Hace algunos años nos dimos cuenta de que gran parte de la información que consumíamos era conocimiento a punto de expirar. Algunos ejemplos de conocimientos que van a expirar pueden incluir: ¿qué compañía de telecomunicaciones se adquirió la semana pasada? ¿Cómo se desempeñó el CEO X el año pasado? ¿Cuál es la tasa de vacantes de oficinas en la ciudad de Nueva York? Si bien las respuestas a estas preguntas representan un contexto útil que podría ayudarnos a tomar decisiones hoy, ninguna tiene valor a largo plazo. Por el contrario, el conocimiento a largo plazo puede estar representado por respuestas a preguntas como: ¿por qué se está consolidando la industria de telecomunicaiones? ¿Cuál es la ventaja competitiva del CEO X? ¿Es sostenible? ¿Cuáles son los impulsores a largo plazo de la demanda de espacio para oficinas en varias ciudades de EE. UU.?”

El conocimiento que expira llama más la atención de lo que debería, por dos razones:

  1. Hay mucho, ansioso por despertar nuestros cortos períodos de atención.
  2. Lo perseguimos, ansiosos por extraer información antes de que pierda relevancia.

El conocimiento a largo plazo es más difícil de notar porque está enterrado en los libros en lugar de ser criticado en los titulares. Pero su beneficio es enorme. No es solo que el conocimiento a largo plazo rara vez caduca, lo que le permite acumularlo con el tiempo, es que incluso su valor aumenta con el tiempo. El conocimiento que expira le dice lo que sucedió; El conocimiento a largo plazo le dice por qué sucedió algo y es probable que vuelva a suceder. Ese “por qué” puede trasladarse e interactuar con cosas que conoces sobre otros temas, que es donde entra la capitalización.

Piensa en el desempeño de una empresa: Ventas. Márgenes. Flujo de efectivo… Son datos importantes. Pero caducan.

A nadie le importa ya el crecimiento de los ingresos de Microsoft en el segundo trimestre de 2004. Les importa que Microsoft genere mucho efectivo con el tiempo porque tiene un foso defensivo. Comprender los fosos (por qué existen, cómo se defienden, etc.) es un conocimiento a largo plazo. Cuando se ve de esta manera, es fácil darse cuenta de que la información de ingresos y flujo de efectivo es un reflejo a corto plazo del foso. Esto significa que la información que “caduca”, efímera y de corto plazo, no se puede poner en el contexto adecuado sin el material permanente. Y una vez que se pasa suficiente tiempo estudiando fosos, comienzas a verlos (y la falta de ellos) en otras industrias, que es algo que el conocer el número de ingresos del segundo trimestre de 2004 de Microsoft no te ayudará a reconocer.

Lo mismo ocurre con los CEOs de las empresas. Hay dos tipos de empresas emergentes: las que caminan por un campo de minas terrestres y las que deambulan inconscientemente por un campo de minas terrestres. En lugar de preguntar: “¿Esta empresa va a enfrentar un problema?” – la respuesta es “sí” (y los problemas van y vienen), el conocimiento a largo plazo es taría en preguntarnos “¿Este equipo de gestión tiene la tenacidad y el coraje para resolver los problemas cuando surjan?” Aquí nuevamente, los problemas individuales de la empresa son únicos, pero comprender cómo los gerentes ejecutan y están motivados es un tema escalable que se potencia con el tiempo.

Leo periódicos y libros todos los días. No puedo recordar ni una maldita cosa que leí en un periódico de, digamos, 2011. Pero puedo contarles detalles sobre algunos grandes libros que leí en este tiempo y cómo cambiaron mi forma de pensar. Eso es conocimiento que quedará para siempre 

Aun así, seguiré leyendo periódicos, pero si leo más libros, probablemente desarrollaría mejores filtros y marcos que me ayudarían a entender mejor las noticias.

El punto no es que deberíamos ver menos ElEconomista, Rankia o +Dividendos y leer más Ben Graham o John Bogle o Daniel Kahneman. Es que si lees más sobre Ben Graham o John Bogle o Daniel Kahneman, te resultará más fácil entender a qué debes o no prestar atención en ElEconomista, Rankia o +Dividendos. Y esto aplica a la mayoría de los campos.

Cuando estoy leyendo trato de preguntarme: ¿Me importará esto dentro de un año? ¿Dentro de diez años? ¿cincuenta años a partir de ahora?

Está bien si la respuesta es “no”, incluso la mayor parte del tiempo. Pero si eres honesto contigo mismo, es posible que comiences a orientarte hacia los conocimientos perdurables.

Hasta pronto!

En ningún caso mis opiniones y comentarios son recomendaciones de inversión. Si buscas recomendaciones de inversión, consulta a tu asesor financiero.

Disclaimer: Este artículo es una adaptación del original, en inglés. de Morgan Housel y publicado aquí

Entradas relacionadas

2 comentarios en “Información efímera vs conocimiento a largo plazo”

  1. No hago caso de los artículos. Lo siento por los que sacan artículos a diario como parte de su trabajo de asesoramiento. De hecho sus predicciones las hacen sobre gráficos de futuros, es decir precios ya fijados. Empresas como Ryanair no podrían vender sus vuelos de 20 euros si no fuera porque han cerrado un precio por el que pagarán el combustible, totalmente al margen de los vaivenes del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *