El Market Timing y otras formas de hacerte perder dinero

Llevaba varios días dándole vueltas a sobre qué iba a escribir esta semana con todo el movimiento que está habiendo en los mercados y creo que no hay mejor momento para tomarnos un respiro, revisar nuestras ideas a largo plazo y hablar de algo que suele generar bastante debate en el mundillo como es el Market Timing y si aporta valor.

Realmente el Market Timing no es un concepto nuevo en este blog, ya que lo comentamos indirectamente en esta entrada sobre el coste que tiene nuestro comportamiento como inversores y por qué seguramente importe incluso más que las habilidades y conocimientos que se tengan de finanzas y de los mercados, pero hoy vamos a hablar sobre ello directamente.

¿Qué es el Market Timing?

Market Timing es una estrategia de inversión que consiste en tomar decisiones de compra o de venta intentando anticipar el movimiento que tendrá su precio en el futuro próximo.

¿Qué es el Market Timing?

A todo inversor le gustaría comprar lo más barato posible y vender cuando el precio del activo esté lo más alto posible, el clásico “compra en mínimos y vende en máximos” pero, desgraciadamente, la regla general es que el inversor medio trata de hacer market timing dejándose llevar por sentimientos y su “feeling” del mercado en el corto plazo, lo que suele tener más coste que beneficios (¿quieres hacerlo mejor que la mayoría? no hagas nada).

Realmente es muy difícil anticipar cuál va a ser el comportamiento del mercado y, para un inversor a largo plazo, la diferencia entre entrar en el punto perfecto y hacerlo en uno dentro de la media, a la larga, no es, ni mucho menos, lo más relevante cuando se hacen inversiones periódicas.

En el largo plazo ¿qué diferencia hay entre un market timing perfecto y el peor posible?

Fisher Investments realizó hace algunas semanas un análisis de los resultados que habrían conseguido tres personas invirtiendo durante 40 años periódicamente (haciendo lo que se conoce como DCA o “Dollar Cost Averaging”) en el MSCI World Index con la única diferencia del Market Timing.

DCA o "Dollar Cost Averaging" en el Market Timing

En el estudio había 3 protagonistas:

  1. Jane, que sería “el inversor perfecto”, comprando SIEMPRE en los mínimos del año.
  2. Jack, al que no le gusta seguir la bolsa e invierte siempre el primer día del año para no andar pendiente.
  3. John, que sería “el peor inversor de la historia”, siempre comprando en los máximos del año.

Los 3 empiezan a invertir en 1977, regularmente y sin falta, 10.000 dólares anuales, durante 40 años. En total, cada uno de ellos habría invertido 400.000 USD en sus carteras ¿Qué resultados habrían obtenido?

El mejor inversor de la historia vs el peor inversor de la historia. La importancia del Market Timing
Fuente: Fisher Investments

A priori, se puede pensar que hacerlo perfecto todos los años (algo imposible), durante 40 años, contra el peor inversor de la historia que siempre comprara en el peor momento posible del año (algo también imposible), debería haber una gran diferencia ¿no? Pues bien, sí la hay, pero seguramente menos de lo que podrías esperar.

El mejor inversor de la historia vs el peor inversor de la historia. La importancia del Market Timing en la inversión a largo plazo
Fuente: Fisher Investments
InversorMarket TimingRentabilidadSaldo final
JaneSiempre en el mejor momento9,3%4,34 millones
JackPrimer día del año9,1%4,12 millones
JohnSiempre en el peor momento8,8%3,57 millones

Todos habrían multiplicado su inversión por entre cerca de 9 y 11 veces. En la inversión a largo plazo, es más relevante una correcta diversificación de nuestra cartera y una buena selección de activos que el acertar o no con el momento de inversión.

Es decir, en el largo plazo, la estrategia de comprar y mantener (buy & hold) junto con el efecto del interés compuesto habrían sido mucho más importantes que el market timing, incluso en los casos más extremos posibles. Vendiendo y comprando mucho, quien más gana suele ser el bróker.

¿Quieres hacer un buen Market Timing? Evita invertir según tus sentimientos

Si ya hemos visto que hacerlo perfecto es imposible y que hacerlo como el peor también, vamos a centrarnos en lo que realmente importa y vamos a olvidarnos de lo que se escapa a nuestro control, vamos a centrarnos en lo que sí podemos hacer, que es evitar cometer grandes errores al invertir, y olvidarnos de descontar eventos fuera de nuestro control como el que un parque de atracciones vaya a cerrar por el coronavirus o si Apple hará un profit warning por falta de producción.

Nota: como alguno ya habrá notado que me gusta explicar las palabritas raras que usamos la gente de finanzas, un “profit warning” es una revisión a la baja de los objetivos planteados por una compañía para el periodo en curso:

¿Qué es un Profit Warning? empeoramiento o revisión la baja de los objetivos, guidance o previsión previa de los resultados de una compañía cotizada.

Cuando nos planteamos si es probable que una acción suba o baje en función de eventos anteriores, estamos cometiendo un error de inversión porque estaremos guiados por nuestros sesgos. Este tipo de pensamiento es lo que nos acaba llevando a dedicar un montón de esfuerzo inútil a seguir noticias, perder la perspectiva de lo que realmente importa y abandonar antes de tiempo:

El comportamiento del inversor que se guía por sus sentimientos. El ciclo de los sentimientos en la inversión

¿Cómo te proteges de tus sesgos mientras inviertes y consigues unos buenos resultados?

Para controlar nuestros sesgos primero tenemos que saber cuáles son. Solo entonces puedes contrarrestarlos:

Cuando los mercados están siendo bajistas, como ahora, los inversores sienten miedo y negatividad, seguro que alguno ya ha oído la presión social con cosas del estilo de “no se qué haces tú en bolsa, vas a perderlo todo!”. Por contra, cuando los mercados están siendo alcistas, los inversores sienten optimismo y felicidad.

Estos comportamientos son fuerzas que alientan al error de “comprar caro, vender barato”. Después de todo, cuando nuestro estado es de felicidad y positividad, somos más avariciosos y es más fácil que compremos más acciones. Por contra, cuando somos negativos y tenemos miedo, la tendencia natural es vender tus acciones y no tendemos a comprar más. Además, nuestras pérdidas acumuladas en cartera nos agregan otro sesgo emocional. En contra de la intuición, el mejor momento para comprar acciones es cuando el mercado cae.

El segundo punto es utilizar un marco de inversión o, si lo preferís, un sistema que nos marque el camino, incluso nos administre la liquidez para que nuestros sesgos no nos hagan gastarla demasiado rápido (o no usarla cuando debemos) y perder una oportunidad de oro.

¿Sueles sentir un ansia de comprar cuando la bolsa sube y sueles aportar demasiado? limita tus aportaciones cuando se producen fuertes subidas en el mercado. ¿Te da miedo comprar en bajadas generales del mercado? oblígate a hacer compras regulares o apóyate en el índice del miedo y codicia o Fear & Greed Index o el VIX o índice del miedo para tomar decisiones automáticas.

Al final, no es tan relevante el market timing como el tiempo que permanecemos invertidos en el mercado:

¿Qué es el Market Timing? ¿Qué pérdidas puede suponer un mal market timing?

Conclusiones

Debemos analizar nuestro comportamiento pasado como inversores y detectar qué errores hemos cometido regularmente. Identificar las causas que nos han llevado a cometer esos errores y plantearnos qué podemos hacer para evitarlos. No es una tarea fácil ni sencilla, pero en el momento actual creo que no hay nada mejor que pararse a plantearnos las cosas calmada y detenidamente. Al final, todo esto es ruido que tarde o temprano desaparecerá, la gente volverá a viajar en avión, cruceros, consumir con normalidad…

Quién sabe si el lunes continuará la fiesta o si esto se acaba. Como hemos visto, esta pregunta no importa mientras hagamos aportaciones periódicas, aumentemos las aportaciones en los momentos malos e invirtamos a largo plazo. El único consejo: paciencia. Si la cosa sigue empeorando llegarán mejores oportunidades y la liquidez puede ser un recurso muy escaso. Quién sabe si esto son las primeras rebajas de muchas más, a ver si por comprar ahora muy rápido no vamos a tener con qué disparar más adelante si llegan auténticas rebajas.

Simplificar el proceso, automatizar las decisiones y no saltarse la ruta marcada puede ser más aburrido, pero nos asegura el éxito en el largo plazo.

La importancia de la inversión a largo plazo. Cuando inviertes a largo plazo, el market timing no importa, las crisis pierden importancia en el resultado final.

Hasta pronto!

En ningún caso mis opiniones y comentarios son recomendaciones de inversión. Si buscas recomendaciones de inversión, consulta a tu asesor financiero.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *